Mes: agosto 2006

Un camión más en la tomatina de Buñol para evitar riesgos

La [tag]fiesta [/tag]comenzará a las 11 para que los equipos de limpieza puedan dejar las calles transitables antes de la hora de comer

Este año la [tag]tomatina [/tag]tendrá pocas novedades, aunque una muy importante que favorecerá la seguridad de los [tag]lanzadores[/tag]. La organización ha decidido que se aumento el número de [tag]camiones [/tag]en una unidad para que los vehículos vayas menos cargados y los que van sobre ellos corran menos riesgos de precipitarse.

En cada uno de los camiones, unas veinticinco personas, equipadas de [tag]arsenes [/tag]y con todas las medidas de seguridad preceptivas servirán la munición en forma de [tag]tomate [/tag]a los miles de guerrilleros que esperarán sobre el asfalto.
Leer más

Cómo llegar a Almería?

Si estás pensando ir de [tag]vacaciones [/tag]a [tag]Almería [/tag]podemos ayudarte a llegar para que no te compliques demasiado.

Desde la web del [tag]Patronato de Turismo[/tag]…:

Visitar Almería está al alcance de la mano desde cualquier rincón de Europa. El [tag]aeropuerto[/tag], situado a tan sólo unos minutos de la capital por [tag]autovía[/tag], pone en comunicación Almería con las principales capitales españolas y del Viejo Continente.

Como ciudad de clara vocación marítima, Almería recibe en su puerto embarcaciones y [tag]cruceros [/tag]procedentes de los más diversos países, cubriendo además líneas regulares a los puertos de Melilla , Nador (Marruecos) y Ghazaouet (Argelia), en la costa norteafricana.

Por [tag]carretera[/tag], se accede con comodidad a la comarca a través de la autovía del Mediterráneo, la A-92 une Granada-Almería, por Guadix, y desde la costa malagueña por la ctra. N-340 con bastantes tramos de la autovía del Mediterráneo ya en servicio. Una completa red de carreteras recorre la zona, enlazando la capital con las poblaciones del norte y Níjar, además de las carreteras y vías secundarias del interior del Parque Natural. Hay que tener en cuenta que muchas de las playas de Cabo de Gata-Níjar, para preservar este importante espacio natural, no cuentan con acceso para vehículos, siendo visitables tan sólo a pie o en bicicleta.
Leer más

La tomatina de Buñol

La cita es el último miércoles de [tag]agosto[/tag], entre las 10 y las 13 horas, en la Plaza del Pueblo. Es la fiesta en la que cerca de treinta mil personas se lían a tomatazos unos contra otros. La [tag]Tomatina [/tag]se ha convertido en el acto que más personalidad da a la Feria y Fiestas de [tag]Buñol[/tag]. Festejo de gran proyección nacional e internacional.
tomatina
Introducción:
De las muchas celebraciones festivas que tienen lugar en Buñol, destaca por su originalidad y transcendencia: La Tomatina. Es a finales de agosto (último miércoles) y dentro de la [tag]Feria [/tag]y [tag]Fiestas[/tag], que son la semana grande de Buñol, cuando, a las once de la mañana aproximadamente, comienza la batalla del tomate. Una hora inolvidable de risas y tomatazos han convertido a La Tomatina en una de las [tag]fiestas [/tag][tag]valencianas [/tag]y [tag]españolas [/tag]de mayor atractivo turístico internacional.

La tomatina tiene varias fases y cada una encierra una chispa de encanto que en suma dan como resultado una celebración inolvidable.

La noche de antes:
A los habitantes de Buñol les gusta entender que la fiesta comienza la noche de antes. Todavía no hay tomates de por medio, pero ya se empieza a sentir esa pre-resaca que altera ligeramente el sistema nervioso. Para contrarrestarlo, los habitantes de Buñol y los turistas atraídos por la batalla, pasan la noche en el recinto ferial, situado en el paseo de Sanluis, donde los “chiringuitos” y las atracciones de feria que allí nos encontramos, hacen que pasemos toda la [tag]noche de fiesta[/tag], entre amigos y música, riendo y bailando. Los habitantes de Buñol (los más atrevidos), acostumbran a empalmar la fiesta por la noche con la fiesta de la tomatina, que aunque parezca increíble no ha mermado las fuerzas requeridas para una guerra de tal magnitud.

Ya es de día:
A la mañana siguiente comienza la preparación. Es el momento de recuperar fuerzas, es por ello que los asistentes más tempraneros se acercan a la plaza del pueblo, a eso de la 9 de la mañana, a comer los bollos que el ayuntamiento de Buñol reparte a todo aquel que lo desee.
Poco a poco la Plaza se va llenando. Empieza a oler a mañana, un olor que se suma a una extraña sensación de emoción para aquel que ya ha vivido la tomatina y de duda y nerviosismo para aquel que la vive por primera vez. Es como si pudieras oler el tomate antes de tenerlo por todo tu cuerpo. Empiezan a asomarse los primeros vecinos, que deciden participar, llenando cubos de agua y tirándolos sobre los participantes que lo piden o sobre los que simplemente pasaban por allí.
Leer más